viernes, 10 de septiembre de 2010

El cartero nunca llama dos veces

Click para agrandar.

Hace unos días me llegó al buzón un aviso de correos de una carta certificada. Cada vez que me envían una carta certificada me toca ir a la oficina de correos porque el cartero impresentable, vago y creo que deficiente mental no se molesta en llamar a mi timbre y si lo hace es tan breve que ni me entero. Ha habido muchos antecedentes de cartas que me han enviado y que el cartero simplemente ha dejado el aviso porque subir con el ascensor 3 pisos es una tarea extenuante. Hoy curiosamente y por casualidades de la vida mientras bajaba al perro a pasear me encuentro al cartero que esta husmeando en los buzones echando cartas y me he puesto detrás de el en plan sigiloso (mi perro también tenía la postura de camuflaje) y he visto que cuando le tocaba mi buzón simplemente se ha limitado a meter uno de esos avisos amarillos y blancos que lleva encima pero lo más grave de la situación es que tenía los avisos amarillos atados con una goma de las que traen las cajas de los zapatos de la cantidad de avisos que tenía ya preparados para ser entregados.
Cuando está a punto de meter el aviso en mi buzón y casi al lado de su oreja le digo "¿HOY TAMPOCO ESTOY EN CASA?" y acto seguido mi perro se ha puesto a ladrar. El simpático cartero se ha acojonado ante el susto que le he dado y los ladridos de mi perro, cuando el impresentable cartero ha recuperado los latidos de su corazón me asegura que el ha llamado a mi timbre y que yo no he contestado.
Hay veces que ciertamente no estoy y hay otras veces que cuando el cartero llama le abro y yo me pregunto si una carta es certificada ¿por qué no la entrega en mano? ¿debo estar al acecho con el perro para recoger mi correo certificado? ¿debo amenazar de muerte al cartero para que no lo haga más? No soy el único al que le pasa esto y no me refiero sólo a un cartero en concreto he rebuscado por las entrañas de internete y no soy especial es una práctica habitual.

Entrevista con "la cartera"
He entrevistado a una cartera (mujer que reparte cartas) y las conclusiones dan miedo:

-Yo: ¿Por qué los certificados casi siempre dejan un aviso?
-Cartera: Porque es más comodo para nosotros, antes yo llamaba solo al timbre de la persona que tenía que dejarle el certificado y me volvía con casi todo el reparto, mis compañeros me dijeron que cuando fuera a un residencial que tocara a todos los timbres hasta que alguien abriese la puerta y dejo todas las cartas que no son certificadas y los avisos.

-Yo: Los avisos de las cartas certificadas ¿Los rellenáis antes de salir?
-Cartera: Depende, cada cual tiene su método, hay cartas certificadas que no necesitan ser entregadas en mano y otras que sí depende del servicio que hayan contratado. Si son de las que no hay que entregar en mano en mi caso si que relleno los avisos antes de entregarlos hay otros compañeros que los rellenan sobre la marcha.

-Yo: Si yo me quiero quejar ¿cómo lo hago?
-Cartera: Tendrías que ir a la oficina de correos a poner una queja

-Yo: ¿Podría poner una reclamación como por ejemplo cuando me timan en un establecimiento ante consumo?
-Cartera: No, las quejas que interpongas en la oficina de correos son asuntos internos. Correos es como si fuera una administración pública ante la cual no cabe interponer recurso alguno, te suelen responder con algún tipo de formulario estandar del tipo "haremos lo posible por mejorar el servicio"


Juzguen ustedes mismos nuestro servicio de correos es penoso, patético y lo peor de todo es que lo pagamos entre todos.

3 comentarios:

  1. Buenos dias
    No se a quien preguntar para solventar mi situación.
    El cartero de mi finca llama a todos los timbres a la vez día tras día. con esto el consigue que le abran la puerta mas rápido.
    Asi que cuando uno se encuentra mal, tengo que ir siempre hasta el interfono, para saber si es pa mi.
    Esta situación se repite casi diariamente
    ¿como puedo solucionarlo?

    Gracias

    ResponderEliminar
  2. En Arroyo culebro de Leganés, Madrid. Los carteros que reparten también tienen esa practica, tienen los avisos ya preparados y no se molestan ni en tocar al timbre. Para colmo la oficina postal que le corresponde al barrio esta a varios kilómetros y hay que ir en bus o coche. De vergüenza, vamos.

    ResponderEliminar
  3. En Arroyo culebro de Leganés, Madrid. Los carteros que reparten también tienen esa practica, tienen los avisos ya preparados y no se molestan ni en tocar al timbre. Para colmo la oficina postal que le corresponde al barrio esta a varios kilómetros y hay que ir en bus o coche. De vergüenza, vamos.

    ResponderEliminar